Actualidad Nacionales

La oposición ciega, sorda y muda ante denuncias de compras al vapor, pero ruidosa para cuestionar encuestas

COMPARTIR

Panorama Nacional.- En un escenario electoral donde la mayoría de las mediciones de intención del voto en la República Dominicana plantean una situación atípica, el oficialismo con niveles de popularidad en un 68%, y tras más de dos años y medio de proselitismo, es evidente que el discurso opositor y las propuestas de los candidatos presidenciales no han logrado la aceptación necesaria para captar la atención de los electores. Es implícito que existe apatía hacia el discurso, a pesar de las novedosas propuestas de los candidatos y equipos de campaña que van desde «Minority Report» hasta «Chichí Seguro».

¿YA LEÍSTE LA CUARTA EDICIÓN DE PANORAMA IMPRESO CON LA ENCUESTA STATU-QUO-PANORAMA?

Pero, en términos de marketing político, la oposición no parece captar el «timing» que no es más que el momento ideal para el abordaje de un tema.

Panorama, en su compromiso social y responsabilidad de velar por la transparencia del Estado, ha realizado una serie de investigaciones sobre irregularidades en los procesos de compras. Y aunque nuestro interés no es vender argumentos de articulación política, debería la oposición sumarse más que al proselitismo y politiquería barata de un proceso electoral, al ejercicio cívico de apelar a mejores prácticas en la administración pública.

Cabe destacar que son los partidos de la hoy oposición quienes promulgaron estas leyes que procuran la transparencia de las compras públicas y veeduría ciudadana, por tanto, deberían ser los primeros promotores de la denuncia, pues precisamente aquello por lo que más velaron fue el argumento para vencerles en la oposición. La llamada «Transparencia» ha sido la herramienta utilizada por el oficialismo como marco de referencia para mostrarse «diferentes».

Hoy, ante mediciones que plantean una derrota, las energías de los activistas digitales y los dirigentes de estos partidos se concentran en la duda y crítica destructiva a las mediciones que, como Stato-Quo Panorama, presentan el desolador escenario opositor. Lejos de usar aquello que sí importa a la ciudadanía, sus fuerzas y números están jugando el cartón del interés de generar desconfianza en los organizadores de los próximos comicios. Esperamos que otras mediciones muestren que estos argumentos no captan simpatías.

Mientras esperamos también dirijan sus esfuerzos a velar porque no se siga apuntando con el dedo a los proveedores del Estado, mientras en Panorama nos sujetamos al color de la veracidad, ese que nos invita a decir las cosas tal como son.

© 2024 Panorama
To top