Actualidad Opinión

Un grave error gubernamental de magnitudes torpes

COMPARTIR

Panorama Opinión. -La Procuraduría General de la República ha incurrido en un monumental error al intentar silenciar e intimidar a la prensa y a periodistas con una trayectoria amplia y sólida en nuestro país. Este acto, sin precedentes en su gravedad, revela claras señales de autoritarismo y es, sin duda, un ataque detestable contra la libertad de expresión.

En una democracia, la prensa actúa como un baluarte esencial que vigila y cuestiona a las instituciones del poder. Tratar de amordazar a los profesionales que desempeñan esta labor no solo es un ultraje a sus derechos, sino un atentado directo contra la información libre y veraz que los ciudadanos tienen derecho a recibir. Jamás como ahora, estos intentos de control se han manifestado con tal descaro.

¿Quién le otorgó a la magistrada y a sus subordinados el mandato de erigirse como portadores de la verdad absoluta? En una sociedad democrática, es imperativo que los ciudadanos conserven el derecho y la responsabilidad de cuestionar y criticar los procedimientos legales y los acuerdos sospechosos que, a todas luces, parecen espurios y contaminados por intereses turbios.

Señora magistrada, reflexione acerca del camino que ha decidido transitar. Las huellas que deja no solo serán juzgadas por el presente, sino que permanecerán en la memoria histórica de nuestra nación. Actúe con prudencia y honor, para que la historia la recuerde como una defensora de la justicia y no como una figura autoritaria que buscó silenciar las voces disidentes.

© 2024 Panorama
To top