Coronavirus Mundo

Daniel Ortega reaparece en público en Nicaragua tras 34 días de ausencia y defiende su cuestionada estrategia frente a la pandemia

COMPARTIR

En cadena nacional, el presidente de 74 años hizo de la pandemia su único tema a tratar durante un mensaje dirigido a la población en el que no dio explicación alguna sobre su prolongada ausencia.

Durante poco más de 30 minutos y sentado junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo -quien, en ocasiones, acotaba o completaba las frases de Ortega desde un segundo plano-, el líder nicaragüense defendió la cuestionada estrategia de su gobierno frente al covid-19.

«Hemos estado librando la batalla», aseguró, a la vez que destacó que su país cuenta con «el menor número de casos de casos de la región».

Según los reportes oficiales de su Ejecutivo: un fallecido y nueve contagios confirmados hasta este miércoles.

Ausente de actos en público desde el 12 de marzo, la desaparición pública de Ortega había generado gran incertidumbre y cuestionamientos sobre su paradero e incluso su estado de salud.

VÍDEO │Salvadoreños se aglomeran para recibir ayuda estatal; gobierno cierra oficinas para evitar contagios

Defensa de su estrategia

Ortega comenzó su intervención enviando su «solidaridad y condolencias a quienes están sufriendo» por la pandemia, a la vez que llamó «a la solidaridad y la unidad de los pueblos del mundo».

«El mundo ha quedado descarnado con esta pandemia», afirmó.

Precisamente su ausencia de actos públicos durante esta grave crisis fue muy criticada por buena parte de la población nicaragüense y organismos internacionales, así como la gestión que su gobierno está realizando frente a la pandemia de covid-19.

La estrategia nicaragüense se caracteriza por la ausencia de medidas habituales en otros países como el cierre de fronteras, cuarentenas obligatorias, cancelación de eventos masivos o de clases en las escuelas.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) confesó su inquietud por la gestión frente al coronavirus de Nicaragua.

«La OPS ha estado preocupada por la respuesta al covid-19 que se ve en Nicaragua. Nos preocupa la falta de distanciamiento social, la convocatoria de reuniones masivas», dijo la pasada semana la directora de la OPS/OMS, Carissa Etienne.

Por su parte, Amnistía Internacional criticó que el gobierno «ignora flagrantemente las recomendaciones de organismos internacionales de derechos humanos en relación con la pandemia, poniendo en riesgo la salud y la vida de miles de personas».

Sin embargo, Ortega destacó que ha sido por la paulatina puesta en marcha de iniciativas que el número oficial de casos en su país es tan bajo.

«Sí, lo hemos administrado. No salimos en estampida (…) sino que de manera ordenada hemos venido adoptando una serie de medidas y guiándonos por las normas internacionales, pero aplicándolas de acuerdo a nuestra realidad, a nuestras posibilidades», dijo.

El presidente destacó como una clave de éxito que en el país se haya seguido trabajando -aunque siguiendo las normas y recomendaciones de las autoridades de Salud- porque «aquí, si se deja de trabajar, el país se muere, el pueblo se muere».

«¿Y si mandamos a la policía a aislarse, y al ejercito a aislarse, y a los campesinos a aislarse, y a dejar de producir? Desaparece el país. Sencillamente desaparece. Así que hay que hacer una combinación de cuidado para poder ir lidiando con esta peste», afirmó.

Ortega también alabó los cientos de visitas que brigadistas realizaron puerta por puerta para informar a las familias nicaragüenses de los riesgos del coronavirus, pese a la recomendación de expertos de optar por el aislamiento y mantener distancia entre personas.

«Y eso es lo que puede explicar y explica por qué la pandemia ha avanzado lentamente. No es que no haya entrado en Nicaragua, claro que entró y ya provocó un fallecido, pero su avance ha sido lento», subrayó.

Con capacidades suficientes

Ortega aseguró que su país, uno de los más pobres y con menos acceso a agua de América Latina, tiene capacidades suficientes para atender a la población que pueda resultar contagiada gracias a médicos «altamente especializados», los «muchos hospitales» construidos y la reserva suficiente de medicamentos.

«Prácticamente el 90% de los hospitales en el ámbito del Estado están dotados de todos los recursos básicos para atender (…) y hay suficientes respiraderos», dijo en su mensaje.

El presidente nicaragüense hizo a un llamado a países más afectados por el covid-19 como los europeos o Estados Unidos a que reclamen a sus gobiernos que destinen los recursos previstos para armas en construir hospitales y comprar equipamiento médico.

Según dijo, «este es el momento para que se produzcan cambios en el mundo. Esto es una señal de Dios, que nos esta diciendo: ‘Ustedes van por mal camino, gastando miles de miles de millones en bombas atómicas, en armamento atómico, en bases militares, en alianzas militares'».

«La mejor arma atómica que puede tener la humanidad es la sanidad, es la medicina, son los hospitales. Y para eso se necesitan recursos, y los recursos bien sabemos quién los tiene y en qué los utilizan», dijo antes de concluir su discurso y despedirse junto a su esposa de los miembros del gobierno presentes en la sala con besos y apretones de manos.

Fuente: BBC Mundo

© 2024 Panorama
To top